Antonio F. Marín: La locura

19 de junio de 2016

La locura

La locura es un cierto placer que sólo el loco conoce, según John Dryden. Cierto. La última vez que estuve loco me lo pasé pipa lo que ocurre  es que los demás cuerdos no lo entiendan y me tomaban por loco. Allá ellos.

Ya ha pasado el fin de semana, aunque para mi todos los finde son iguales. Igualicos. Y no me quejo. Los disfruto. Aunque el  próximo me lo voy a pasar mejor pues me voy a Murcia a ver a mi querida Marisa Sandoval (un beso): una chica educada e inteligente con la que ya me divertí mucho hace tiempo y parece que no ha perdido su particular y cínica ironía. Es muy lista y puedes estar discutiendo horas con ella, porque es de las que siempre quieren decir la última palabra. Un reto.

Ella huyó de Cieza hace años y ahora la comprendo. Voy a oxigenarme de tanta puerilidad pueblerina, que no sé si es un oximoron o una tautologia. Voy a divertirme pues me lo merezco y yo lo valgo,   y porque además eso de las elecciones lo tenemos ya  muy visto y lo de la Eurocopa va de tortas en vez de fútbol y lo del balón es una pasión inútil que no va conmigo. Por eso me he detenido en los consejos que dan para tener buen sexo. Y el primero de ellos es hablar. Susurrarle al oído de tu pareja cosas. O poesías, como hacía yo,  o palabras groseras como hago yo. Tú le dices a una chica: zorra, putita, cerda, guarra o perra y se excita. Se pone roja, verde, amarilla, se le

inflan los mofletes y se pone muy cachonda, O eso parece porque se la ve resoplar, coger aire, apretar y los dientes, Joer, qué orgasmo está teniendo la tía, te dices convencido.

Porque hay muchas a las que le gusta. O que le digas que le vas  a azotar su culo de zorrita porque ha sido una niña mala. Esto es una delicatessen para ellas. No falla. O sí falla y entonces resulta que es ella la que te lo azota a ti,   tampoco esta mal para algunos propios. Eso que llevan ganado.

Los  que no nos ganan, para disgustos, son los chicos de Podemos que han asomado la patita y han pedido un gobierno que controle la justicia. El tal Monedero dice ahora que es un error, que es partidario de la separación de poderes, y bla, bla, bla, pero se le ha visto el subconsciente. No se es partidario de la separación de poderes. O se es o no se es. No hay partidarios. No se puede ser partidario de que dos y dos son cuatro.

O lo aceptas o suspendes. No podemos ni imaginar qué harían estos niñatos con la Justicia y la policía pero nos da una ligera idea: opinar supone cárcel. Y digo opinar a secas porque se sobreentiende que la opinión  es libre porque lo otro es servilismo a la voz de su Amo. No es opinión; es propaganda, el parte franquista y la censura y demás atornillados.

Lo que ocurre es que nadie se percata de esto. Les han prometido 600 euros sin trabajar ni hacer nada y entonces, para qué quieren la libertad, verdad usted. Es un lujo. La libertad, digo, y dicen estos aprendices de dictadores.

Lo dejamos que no hay mayor locura que tener que explicar lo obvio. Porque una locura es también donde me encuentro con mi nueva novela pues al situarla en el género de la ciencia-ficción puede caer en lo comercial, aunque no lo creo porque el personaje piensa, luego esta triste, según Bukonski. Por eso no sera una novela comercial o popular como la peli  Blade Runner (aunque es una obra maestra), sino  más bien en plan  Stalker (La zona)  de Andrei Tarkovsky.

Falda de tubo/cuero fetichista
A mi no me sale otra cosa, así que ni naves espaciales, ni guerra de las galaxias ni demás peplas al uso. Y el amor del protagonista platónico, por supuesto, porque  lo bueno  que tienen los amores platónicos es que no se tiran pedos, no les huele el chocho a pescado rancio, no tienes que verlos cagar ni aguantar sus ronquidos  y si te sale zorra, que suele ocurrir, le agradeces al pollo los servicios prestados, que son muchos. Y en esas ando, a ver qué sale y cómo queda. Todavía quedan años pues me barrunto que esta va a ser mi última novela.

Pero ahora nos vamos a la prensa, porque son las 05:45, hace una buena noche y pasan algunos jóvenes de recogida del sabado/sabadete. Me he tenido que dar de baja de algunos grupos del face pues son un hervidero de fotos, memes y propuestas de juego que me recuerdan a las que les hacen a los ancianos en los hoteles de Benidorm para animarlos, mayormente. No puedo distraerme con tanto bullebulle. Necesito el sosiego y el silencio.

En El País aseguran, según una nueva encuesta, que el PSOE-Podemos está muy cerca de la mayoría absoluta, aunque también aprovechan el editorial para darle un pescozón a Rajoy, cómo no y a Pablo Iglesias. El País, como siempre, apoyando a los socialistas y barriéndoles el camino si no llegan, como en el curling, pero con más apego.

Corsé underbust
Dicen en el Confidencial que los hombres que más sexo tienen son delgados, fumadores y medio tontos.  Así que ahora se explican muchas cosas, aunque a mi eso del sexo me da igual porque no sólo que te aburre mentalmente, sino que físicamente cansa. Demasiado trabajo para 10 negundos escasos de placer que es lo que dura un orgasmo masculino y por el que algunos se matan y hasta malgastan el dinero para conseguirlo.

Un cigarro dura un minuto, pongamos por caso y no sale tan caro. Sólo hay que echar cuentas y pensar con serenidad, aunque para eso del sexo lo que menos importa es el sosiego. Uno se va a quedar soltero, y a mucha honra, porque a mi edad ya no hay posibilidad de encontrar a una mujer inteligente.  Me he rendido a la evidencia. Me ha costado muchos años de esfuerzos y sacrificios, pero al final he comprendido que no las hay y de que haberlas están ocupadas.  La soledad nunca falla ni te falla.

Y no estoy en edad de aguantar a nadie.  Y menos mujeres corticas que no saben entender lo que es un recurso literario. De la que me han librado.... Fernán Gómez decía que ls mujeres cultas a él solo le valían para aprender sobre la Edad Media, pero estaba equivocado: una mujer culta es una joya pues te evita tener que explicar lo obvio.  En cualquier caso exijo lo que doy y por eso no me van mucho las mujeres de segunda, tercera, cuarta y quinta mano. Ni tan siquiera como amores platónicos o como protagonistas de una novela. A no ser que sea para echar un polvo, claro. Y entonces que llamen. Yo pongo los condones.

Buenas noches y buena suerte

Agenda: Paseo solo, sin mi hermanica. Revisar las entradas de hace un año para ver si se adaptan al nuevo tono de la novela. Tengo mucho trabajo por delante.

Mobusi