Antonio F. Marín

lunes, 23 de febrero de 2015

Naranjas

Dicen las chicas que ellas no son medias naranjas de nadie. Ni medias de nada. No somos propiedad de nadie, añaden encocoradas. Cierto. Tienen razón. ¿Quién quiere la propiedad de media naranja cuando un cuarto y mitad te produce acidez de estómago? O está agria. Probaremos pues el zumo con edulcorantes. Eres mi medio zumo, podríamos decirle entonces a las chicas. Y para beberlo con pajita, por si se nos atraganta.

Quizás lo de las naranjas explique también que ellas te digan «naranjas de la china» cuando las invitas comprobar la comodidad de tus nuevas sábanas de raso. Son muy listas. Tanto o más que el portavoz de IU de Cieza, Saorín, que ha planteado una iniciativa para crear en Cieza una bolsa de viviendas en régimen de alquiler social. Una iniciativa loable que ojalá prospere. Y pronto.

Pero la coalición también ha asumido otras que espeluznan, como la figura del ‘revocatorio’ por lo que si gobierna un alcalde de IU, los militantes del PP pueden recoger firmas (un 20%) y convocar un referéndum en el que con sólo un 51% de votos afirmativos, le darían una patada al alcalde de IU.


sábado, 21 de febrero de 2015

Doña Piedad González Cos-Gayón (la Borja)

“A mi manera”. Oigo esta canción continuamente, en la versión de Julio Iglesias y Paul Anka, incluso cuando voy solo por la calle. Tiene que ver con mi padre y mi madre, pero todavía no sé por qué. Supongo que influye la reciente muerte de mi madre y el recuerdo de mi padre Juan María, que murió cuando yo sólo tenía 6 años. No lo conocí, pero  lo que me cuentan de ellos es que vivieron “a su manera”, pero juntos e indivisibles. Sé que mi madre recibió  suculentas ‘ofertas’ de otros hombres (tras la muerte de mi padre), pero ella las rechazó “a su manera”,  y siempre añadía   “viuda de Juan María Marín”, incluso en las tarjetas de visita.    

No me gustan los obituarios y prefiero el silencio de la soledad, pero no puedo resistirme a la tentación de recordar a Doña Piedad González Cos-Gayón (la Borja, según me dicen), que para mí es una de las últimas señoras que quedaban.  

Y digo señoras en el sentido de persona educada, inteligente, elegante y humilde. Tan humilde que nos prohibió en vida que anunciáramos su muerte por los altavoces del coche mortuorio. Y tan orgullosa que también nos prohibió que pusiéramos su edad en la lápida.   Era así, con sus manías  y virtudes, pero sobre todo la recuerdo por su saber estar y el señorío con el que vivió toda su vida. 

No lo sabía, pero creo que la llamaban “la Borja” y aunque nació en Murcia, pasó  toda su juventud en Cieza, en la calle del Barco, en casa de su abuela  Piedad Rodríguez de Vera (la Borja). Y sé que persiguió a mi padre (los dos ya algo mayores), hasta que se lo llevó al huerto. Ella rondaba constantemente por el Paseo para encontrarse con él y ligárselo. Y lo consiguió, según me confesó mi otra madre, la tata Catalina. Me he criado solo desde muy niño  con tres extraordinarias mujeres  y ahora sólo me queda mi queridísima hermana María. Será por eso por lo que respeto tanto a las mujeres. Todo se lo debo a ellas. Ellas me han hecho así,  “a su manera”.   

No dejo de mirar sus fotos y me fijo sobre todo en una  en la que ella le pone a mi padre la corbata de lazo de atar. A él se le ve resignado y feliz, con cara de  “bueno, cariño, tú mandas;  haz conmigo lo que quieras”. Y ella, divertida, haciendo lo que quería. Se ve que eran felices, se divertían y se querían.  Y eso es todo. La vida es tan sencilla como parece; tan sencilla como esa foto de la corbata de lazo, aunque a veces nos la compliquemos tontamente.   

Un beso para ti, mama y  otro para papá. Y sed buenos y no la lieis en el cielo porque estoy tentado de irme con vosotros a divertirme, que por aquí es todo muy aburrido. Pero mientras tanto y por  si alguna vez se me olvidó decírtelo,  te lo digo ahora: Te quiero. 

Tu hijo,  Antonio F. Marín. El ‘nene’. 

PD.- La misa se celebrará el sábado 7 de marzo a las 12,30 en las Clarisas. Dios mediante.
Obituario publicado en El mirador de Cieza.  


domingo, 15 de febrero de 2015

Putos febreros

El otro día me di con un querido amigo, fervoroso de Podemos, y se bebió mi última cerveza, se fumó mi última ‘maría’, me sacó prestados 5 euros y me habló de no sé qué de regeneración. ¿Cuála?... Quizás debería visitar al cofundador de Podemos, señor Monedero, al que le han pillado 405.769 euros en los malvados bancos (yo tengo 1,87).

O quizás haya que comenzar la regeneración por la escuela porque todos los centros van a impartir clases contra el sexismo y la violencia porque todavía se considera que un chico que liga es un fenómeno, mientras que si lo hace una chica es una puta. El estereotipo no ha cambiado.

Y además las violan, como en Caravaca, cobran menos y cargan con otros baldones y vilezas porque algún prójimo me ha jurado que una chica que los atendió muy amable en su trabajo y luego pasó de ellos en la calle, era una ‘calientapollas’. Los tíos somos así. «Si te casas con una tía buena vas a ser un cornudo», me han llegado a advertir. Son los pusilánimes de siempre porque el tío que está seguro de sí mismo se descojona de lo que los demás piensen de él.

Quizás todo se deba a un complejo de inferioridad; miedo a que ella sea inteligente e independiente como Mae West que proclamaba sin rubor que «las chicas buenas van al cielo y las malas a todas partes.» Lo decía ella porque si lo digo yo me dedico de por vida a su otra gran frase: «El sexo es como una partida de póquer: si no tienes una buena pareja, más vale que tengas una buena mano». O ser ‘El hombre tranquilo’, como John Wayne en la peli de John Ford.

Por eso coincido con Mae West y prefiero ‘jugar’ al solitario que ir a la timba de las putas, lo siento, pero no me fío de un putero porque si engaña a su mujer (o a su novia) a la que se supone que quiere, cómo no me va a engañar a mi que mo me conoce de nada.

Debo de ser raro pero no comprendo cómo te puedes acostar con una una señora que lo hace por dinero. Es humillante para ella, por supuesto, pero también para el hombre porque no hay nada más hermoso que una mujer se acueste contigo porque te desea. Incluso me repelen los rituales ‘cumplimientos’ matrimoniales de sábado/sabadete. Así que no concibo recostarme con una señora que para colmo ha estado antes con otros que han dejado por ahí sus babas. Me dan asco, incluidas las scort de 500 euros la hora. Ni con zotal. Debo de estar enfermo.

O ser raro, porque no comprendo como esto no se enseña en la escuela pues sé de padres que han llevado a sus hijos de putas para ‘hacerlos un hombre’. Pero no se enteran. Es una cuestión de elegancia y buenas maneras como las que luce Carlos con sus clientes de la cafetería San Sebastián. O Mariano del Capitolio. O Manolo del «gran Menotti», porque el criterio estético y la clase, no se compran a granel con dinero ni con escudos heráldicos de metacrilato. Pero los amigos de Podemos mejor absteneros. Prefiero la soledad.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 

domingo, 8 de febrero de 2015

Son sinceros, pero...

No esperes nada de nadie.
Yo me rompía cada vez que alguien desaparecía después de mi separación.

Una amiga, a la que también le pasó, me reconfortó diciéndome:
A  tí se te ha parado el mundo, a ellos no.
Su vida sigue igual.
Es su norma decir" lo siento" y "cuenta conmigo", y en ese momento no están mintiendo.
Pero su vida tiene otros conflictos y otras prioridades; tú eres una nimiedad para ellos.
Te sacarán del río si te ven ahogarte, pero no te harán compañía para que no vayas al río a tirarte.

Ahora te toca sufrir.
Es posible que sufras como un loco.
Date tiempo para el duelo.
Llóralo.

Gracias, Maria. 

Cebolla y bananas

Un individuo se lio a tiros en la India porque le sirvieron una tortilla sin cebolla. Tiene razón. No me refiero a pegar tiros, pero sí a exigir que la tortilla lleve cebolla. Aunque tampoco es para exagerar a tiros. Tiene uno escrito por ahí que solo tiene tres certezas en la vida: que me voy a morir, que Dios existe y que la tortilla de patata es con cebolla. Son pocas, pero lo de la cebolla es innegociable.

No nos van las bananas de la nueva casta que se ufana de traer un cambio «Carmen Lomana», hortera-leninista con molduras y cenefas, que suponemos empezará por la novia de su líder, Tania Sánchez, que se ha lucrado en familia ‘cosa nostra’ de Rivas Vaciamadrid con contratos caciques de la mejor casta, castísima, de la castería, que nos trae las mismas recetas/potingues que nos han llevado a la quiebra, corrupción aparte, por repartir merengues a tutiplén para pescar votos con dinamita.


domingo, 1 de febrero de 2015

Chiripas

Si eres divertido y tienes dinero, serás «un as en la cama» y ellas tendrán orgasmos muy intensos, según un estudio realizado por la Universidad de Albany. El placer femenino está determinado por si el chico es divertido y tiene dinero. No sabemos si lo primero es el dinero y luego lo de divertido, pero me malicio que es el dinero. Quizás eso explique por qué a mí las chicas me duran 5 minutos. O menos. Es el tiempo que tardan en enterarse de que, pese a que vivo en el Paseo, no tengo ni un duro.

En Grecia son más listos y han votado con cordura, y sentido común, por la estabilidad y la seguridad porque este país, por ejemplo, tenía 45 jardineros cuidando un jardín compuesto por un macetero y un parterre en la entrada del hospital Evangelismos. Estos jardineros han votado el populismo de Syriza y seguirán pues cuidando su jardín a razón de un metro cuadrado de parterre.

También recuperarán sus conquistas sociales otras eméritas como las 40.000 señoritas que reciben una pensión vitalicia de 1.000 euros mensuales por el mero hecho de ser hijas solteras de funcionarios fallecidos. Y también conservarán su puesto los 50 conductores por cada coche oficial.


viernes, 30 de enero de 2015

Mi madre ha muerto

Y ahora que ya no está es cuando te das cuenta de lo mucho que la echas de menos. Con sus manías, sus rarezas, su genio dominante...y su inteligencia.

Probablemente sea la única mujer que me ha querido. De verdad. Y la he perdido. Ahora comprendo que todo lo demás (y las demás), son farfolla. No me gustan los responsos lapidarios así que corto y fin. Aunque dejo unas fotos de cuando era joven, porque prefiero recordarla así. Ya sólo me queda mi queridísima hermana.

No ha nacido aún una mujer que esté a su altura con su inteligencia, clase y elegancia natural. Descansa en paz, mamá, y dale un beso a papá que estoy seguro que estará ahí contigo, en el cielo. Y sed buenos y no hagáis cosas feas no os vayan a echar.