Antonio F. Marín

26 de marzo de 2017

Aquellos maravillosos años

Publica esta semana mi amigo Diego (policía municipal),  una foto comentada en El Mirador que le agradezco porque aparte de citarme en el texto, me trae recuerdos de esos años felices en los que no había ni mujeres ni vino, a Dios gracias. Yo soy, en efecto, el vértice del triángulo

A mi también me dio la foto Luis Carlos Navarro (gracias), pero como es copia de copia está más deteriorada. De todas formas Gracias, Diego, a quien Dios guarde muchos años.
Un abrazo.

20 de marzo de 2017

Sundance TV

Harto de forenses,   mutantes, vampiros o zombis, y toda la tramoya que nos están cascando en la tele, el otro día me detuve a ver la programación de Sundance TV. Y me gustó. Desde entonces soy adictos porque incluyen pelis japonesas, por ejemplo, quwe son mejores que las españolas. Aunque sean subtituladas. Y admiten todo tipo de películas sin censura.

Adele
Hasta ahora creía que este canal era sólo para frikis cinéfilos, cursipogres que gustan de las pelis iranies o hipster desclasificados. Pero no. Me enganche con la Vida de Adele, como es natural, seguí con Lazos ardientes y luego ha venido todo lo demás que casi siempre es muy bueno. Estoy enganchado, incluso con las subtituladas que son la mayoría.




18 de marzo de 2017

Yo también prefiero...

He estado trabajando con Juan José Avellán (muchísimas gracias) y nos han salido casi dos implicados al día por corrupción, según El País. Apabullante. Hay que hacer más limpia y desde 2002 que se inicio la cuenta, existen miles de imputados y miles de condenados (también absueltos). Para esa limpieza yo también prefiero Chilly,  para todos.

9 de marzo de 2017

El macho Alfa y los tíos buenos

Este artículo publicado por Luz Sánchez Mellado  en El Pais de ayer (Día Internacional de la Mujer) no sé si va en plan irónico, humorístico o realista, pero lo publico porque es muy curioso e impactante. Pero aunque no lo parezca es feminista /feminista porque son ellas las que eligen a los hombres que les da la real gana. Y siempre a los a los tíos buenos.

Aquí donde me leen, tan feministona y LGTBI friendly, me gustan más los hombres que ir de rebajas. Mejor cuanto más tiarrones, encima, en el sentido literal del término. En plata, que me ponen los machos alfa, que hay que explicárselo todo, leñe, A ver: que sí, que ya, que el amor es ciego, la belleza está en el interior y cada uno tiene su punto, vale. Pero, no sé, será la llamada de la selva, la selección natural, el mandato genético de perpetuar la especie con los más idóneos. El caso es que se me van los ojos a los tíos buenos. Y ahí quería llegar, precisamente.



Cada vez, aleluya, hay más tíos buenos. Tíos que te valoran y te espolean y te provocan intelectualmente. Tíos que no te ayudan a nada, ni falta que te hace, sino que se implican contigo en lo que sea, desde cuadrar un balance hasta limpiarles el orto a los críos. Tíos que te respetan como mujer ni antes ni después sino a la vez que como persona. Y quien dice tíos, dice jefes, porque, sí, ellos siguen teniendo casi todas las sartenes, menos las sartenes propiamente dichas, por el mango.

A lo que iba, que chocheo. Claro que a nosotras también nos ponen los tíos buenos. Claro que comentamos el polvazo que tienen según qué señores en unos términos que sonrojarían al más cafre de los machirulos. Claro que nos gusta que nos pongan mirando adonde a ellos y nosotras nos dé la gana en según qué tesituras. Claro que mujeres y hombres somos distintos, diferentes, diversos. En privado y con consentimiento mutuo. Fuera, exigimos igualdad absoluta. No sé qué parte de “somos iguales” no entienden esos otros tíos que van de superigualitarios y nos dejan piar por nuestras cositas de tías el día de marras, mientras siguen juntándose a regir el orbe en sus peceras de peces gordos poniendo los pies y los dídimos encima de la mesa. La igualdad es un poema que solo entienden los auténticos tíos buenos. Otra cosa es que lo estén. No se puede pedir todo.

Luz Sánchez Mellado en El Pais

15 de febrero de 2017

Por "nuestro bien"

Por nuestro bien el dictador Franco dio ujn golpe de Estado y nos mantuvo encerrados 40 años sin libertad. Por nuestro bien, claro, por. nuestro bien Hitler invadió Polonia y nos llevo a millones de muertos y a una guerra mundial. Por nuestro bien se creo la CIA, la OTAN y demás organizaciones al gusto de los que consideran qué es bueno o malo. Por nuestro bien.

Por mi bien me han amargado la vida con esto sí, esto no, esto me lo como yo, y por eso no soporto que me digan qué tengo que hacer, ver, opinar o pensar, aunque sea ‘por mi bien’, según nos recriminaban cuando niños, antes de darnos los pescozones de reglamento.

Por nuestro bien  bien asoman un montón de mediocres talcualillos que nos aconsejan pensar «correctamente» lo que él piensa y lo que él cree que es lo mejor para nosotros según la doctrina de esos licenciados chisgarabís que pretenden salvarnos de nosotros mismos e iluminar nuestra inopia en una misión salvífica por nuestro bien, claro, porque el echacuervos nos seguirá predicando por nuestro bien.

Quiere decirse, y se dice, que ese criterio hay que educarlo según su  sabio proceder que es fruto de la ilustración, de la libertad de pensamiento, de la justicia y de la solidaridad, por lo que para ser libre deberás «educarte» en lo que él te diga, votar lo que él vote y pensar lo que él piensa con el loable empeño de que ejerzas y cultives la verdadera democracia porque si no serás un inculto, una marioneta que no piensa libremente,


Así que cuando alguien me dice que es "por mi bien" lo mando a tocarle el coño a su puta madre. Por su bien.

Mobusi