Antonio F. Marín

18 de junio de 2017

Cohesión

El neurobiólogo autor de «La evolución del amor» afirma que gracias al sentimiento del amor el mundo está cohesionado. Puede ser. Y quizás por eso yo no me puedo cohesionar con nadie.  Es que me da corte preguntarle  a las chicas si quieren cohesionarse conmigo. ¿Tú cohesionas o trabajas?, les puedes  preguntar. Y como me dicen que no se cohesionan conmigo pues me dedico a lo otro que no tiene pérdida.

O a cabrearte porque la variante de Camarillas a pesar  de llevar ya miles de años  de retraso, todavía le queda año y medio para que entre en servicio. A lo menos. La plataforma está construida, las vías puestas  pero, oh, cielos, falta la señalización. Y suponemos que el botijo para los operarios.
Cuando hemos despilfarrado los dineros en aeropuertos sin aviones, ciudades del Circo (Alcorcón),  el tranvía de Jaén que está acabado y no entra en servicio,   líneas de Ave que no se usan  o el puerto de Laredo en el que no ha atracado ningún barco,  da vergüenza referirse a una obra que se construye en un periquete y con unos pocas perricas.

Quizás tengamos suerte y la variante esté conclusa antes de que los ingleses acepten conducir por la derecha y los americanos el sistema métrico decimal. No hay que perder la esperanza, como no la pierden los del PSOE para que   Cartagena  sea provincia y así lo han pedido en la Asamblea. Está bien. Por mi como si quieren ser un imperio, pero eso supone más gasto, más burocracia y más asesores «colocaos». Habría además dos circunscripciones luego la cuestión radica en  conseguir más votos con la excusa del orgullo pedáneo.  Y es posible que se logre  a cambio  de un sólo voto que otro partido necesite para gobernar.

Y es que eso de Cartagena provincia es muy vacilón pero es normal en autonomías muy grandes como Castilla-León o La Mancha, porque  Asturias y la Rioja, por el trantario viven tan ricamente  siendo una sola provincia. Todo sea por vacilar de provincia.

Darse pisto como el artista que ideo las losetas de pizarra de la Esquina del Convento que, quedan muy monas y eso, pero que no dejan de romperse y sin posible solución, como no sea un chapucero remiendo. O el cambio total. Se hizo caso al narciso del arquitecto para que se luciera porque la mayoría de  arquitectos quieren ahora dejar su firma,  su pisada en la luna,  y no precisamente con otras admirables,  sino con rúbricas que son unos bodrios. Antes era el ciudadano el que le decía al arquitecto cómo quería vivir y ahora es el arquitecto el que dictamina cómo has de hacerlo. No lo entiendo.
Por eso me apunto (o me han apuntado) a la «sologamia» porque  Erika Anderson, una mujer de 37 años se ha casado consigo misma después de estar hasta 'el mismísimo' de que la gente le cuestionara por qué no se casaba con nadie y la llamaran solterona. Hace muy bien.  Por eso yo no me cohesiono con nadie. Ni le pregunto a nadie ¿Tú cohesionas o trabajas?

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza.

11 de junio de 2017

A los hombres tambien

A los hombres también les duele la cabeza porque un 66% reconocen haber usado alguna excusa para no tener que cumplir en la cama. Aunque ellas lo hacen máas pues el 98% de ellas pone excusas del «me duele la cabeza o estoy muy cansada. Me gustaría conocer a ese 0,2% que nunca les duele nada y siempre están dispuestas para el chiquichiqui.

Las excusas de los hombres son de lo máas estúpidas como tengo que sacar al perro o he bebido mucho (esta me la creo más). Aunque los expertos creen que las excusas de los hombres provienen del miedo al fracasaso, del miedo a pegar el gatillazo.

Es jodido pegarlo, ya digo, porque tu placer proviene de ver que ella lo tiene (de verdad) y sobre todo porque te has de gastar más dinero en una nueva alcachofa para la ducha. Es muy duro tener que levantarse con el frío para comprarla.

Son las cosas del querer que creo que rememoraba Joaquín Sabina quien por cierto ha reconocido que respeta mucho a los votantes de Podemos, «pero no me gustan sus dirigentes». Y añade: «No hay otra manera de acabar con el terrorismo del ISIS (los islamistas rabiosos que asesinan niños) que echando mano de la guerra y si no se hace es por la enorme cobardía de los grandes imperios que no quieren que sus ciudadanos vuelvan en ataúdes. Es decir: «Sí a la guerra» cuando hay una causa justa como lo es esta y en eso coincido con él.

Coincido con él, ya digo, porque España no es un gran imperio (más bien una ráfaga de pachuli), pero es que aunque lo fuera, por aquí ha cundido el «no a la guerra» aunque Boko Haram siga esclavizando niñas, prostituyéndolas y convirtiéndolas en esclavas sexuales. ¿Dónde andan las feministas, por cierto?

En Londres se han sucedido tres ataques terroristas en sólo un mes y nuestra única defensa es la impotencia porque no se puede detener a los cerriles pues no se trata solo de que respondan a injusticias por los bombardeos sobre Afganistán, sino que su violencia es cultural pues hace poco los islamistas se encorajinaron mucho (con fatua incluida) por el anuncio de una empresa China que vendía un artilugio para aparentar ser virgen, pues creían, y creen, que el marido debe desvirgar a su esposa rompiéndole el himen. Y por eso Abdel-Moati Bayoumi, del centro de Investigación Islámica, ya ha emitido una fatua condenando a los importadores porque “expanden el vicio y animan a las chicas a mantener relaciones ilícitas al saber que pueden ‘recuperar’ su virginidad”. Ni el padre Ripalda, oye.

Todo por el placer del macho con la complicidad de la pensantía jaujaprogre para apoyar que la Seguridad Social pague las reconstrucciones del himen de las musulmanas con objeto de que “puedan así casarse sin trabas del marido y emanciparse” (El País). O sea, ser libres por la virginidad hacia Dios. «Cuando soy débil os reclamo la libertad en nombre de vuestros principios y cuando sea fuerte os los negaré en nombre de los nuestros», nos prevenía Charles de Momtalembert

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza.

3 de junio de 2017

Buscar pareja

Los consejos te los dan en las revistas frívolas  de Internet:  «Querer encontrar pareja no significa que debas admitir un 'todo vale' en tu vida». Y además te aconsejan que escribas  en un bloc  los límites que quieres poner a las personas que entren en tu vida. Piensa en lo que te ha funcionado en relaciones anteriores y lo que no ha funcionado y no quieres tolerar nunca más, añaden.

Algo de razón tienen, verdad usted, porque servidor no está en contra del matrimonio,  pero no me he casado porque todas me han dicho que no. Así que hay que abrir la libreta y anotar  todas estas circunstancias, aunque   como escribía  Pessoa en el “Libro del desasosiego”: «No tengo nada en mi pasado que recuerde con el deseo de repetirlo». Pues eso.

 Y  lo que suele ocurrir es que   cuando arribas a cierta edad no quieres verte ni a ti mismo, no aguantas a nadie y la soledad se convierte en un bien  que no tiene precio. Bueno, el precio de disfrutar de tu zona de confort sin que ninguna mujer venga a regañarte porque te has confundido al comprar el Finish en vez del Calgón.  O viceversa. No lo vas a permitir
Y mucho menos que te  bajen la pensión porque hace unos días, el Banco de España se ha mostrado algo pesimista en cuanto al futuro del sistema público de pensiones. De hecho, no descarta bajarlas y no sólo apuesta por retrasar la edad de jubilación más allá de los 67 años sino también obligar a combinar ahorro público y privado.

Te bajan la pensión y te  retrasan más la edad de jubilación, pero podemos alegrarnos porque tenemos soluciones para otras cuestiones muy principales como que los adictos al móvil puedan esperar al cambio de semáforo con mayor comodidad y sin tener que levantar la cabeza. En Salamanca ya  han  instalado las lucecitas  en el suelo de uno de sus cruces para mayor comodidad de los adictos al

28 de mayo de 2017

Comedor social

He estado algunos días acudiendo al comedor social que Caritas abre de lunes a viernes en un local cedido por las monjitas del convento. y me he dado cuenta de la inmensa labor social que hacen los de la asociación Piedras Vivas. Una tarea inconmensurable que ayuda y ha ayudado a mucha gente en situación muy precaria. Lo lidera diligentemente el cura Mariano pero son laicos los que atienden la cocina y te sirven la comida. La labor es magnífica, ya digo, y aunque lo ideal sería que no hiciera falta, me temo que lo tendremos ahí mucho tiempo.

Algún especialista en rasgarse las vestiduras me han preguntado: ¿Pero a ti no te ha dado vergüenza ir a comer allí? Ninguna. Lo que da vergüenza (o debería darla), es deber dinero, ir de putas o maltratar a tu mujer. Yo estoy orgulloso de haber ido y volvería a hacerlo si lo necesitara porque Jesucristo está ahí, en el comedor, y no con los fariseos que no tienen vergüenza, como parece que tampoco la tiene uno, porque a veces pierde el sentido del ridículo. Y menos mal que está ahí la Guardia Civil (son unos ángeles) o la Policía Local, a los que estoy inmensamente agradecido. Cada uno cuenta la feria según le ha ido en ella, eso dicen, por eso aunque otros no lo entiendan servidor les agradece la amabilidad que han tenido conmigo. Y me da igual la opinión que tengan otros.


21 de mayo de 2017

Divertirse

Las mujeres lo hacen para divertirse y los hombres para mantener la salud. No se refieren al sexo, sino al deporte. Yo también me he llevado un chasco con el reciente estudio porque al leerlo me había hecho ilusiones. Tendré que buscar una brasileña o portuguesa que se divierta conmigo porque algunos «Buscan personas alegres como las brasileñas, por lo que rechazamos portuguesas». Este es el anuncio de Cloud Choice, una empresa de Cascais dedicada, oficialmente, a servicios de informática.

Así que mientras Soraya sigue con sus tejemanejes para sustituir a Rajoy, lo de la portuguesa lo solucionaba uno con dos cojones en el mejor estilo de la España «usted no sabe con quién está hablando o te voy a meter una querella...». Si no me equivoco porque mi última columna estaba repleta de errores debido a que envié el borrador en vez del original. Lo siento.

Pero creíamos que con la democracia quedaban colgados los cojones en la percha de la entrada, pero ya vemos que no y que los políticos siguen en el mejor estilo del españolito castizo con alubias con chorizo. Todo esto ocurre mientras el fantasma de Rajoy vaga por las españas pues el hombre no quiere decir ni mu´, no vaya a ser que pierda votos en Cataluña donde espera recolectarlos para seguir en la poltrona. Todo por el poder, por el cargo y el escaño alicatado hasta el techo.

Mobusi