Antonio F. Marín

domingo, 20 de abril de 2014

Lengua

La ciencia ha demostrado que la lengua es uno de los músculos más fuertes del cuerpo. Y es cierto. Lo dice la ciencia pero a mí también me lo han dicho mucho las chicas para que no me preocupe, insista y que no deje de trabajar con ella. "No pares, cabrón, que no llego". Y encima te abroncan mientras tú trabajas el músculo y ellas gozan. Son muy suyas.

Como los del sur de Europa que hemos sido secuestrados por la Troika (Europa, FMI y BCE), según nos avisan actores, músicos y chirigoteros. Un secuestro muy peculiar porque sólo lo han hecho con 5 de los 18 países que integran el Euro (España, Portugal, Irlanda, Grecia y Chipre ).

Y casi todos los secuestrados son de mayoría católica mientras que los demás son protestantes que no viven por encima de las posibilidades de los demás y pagan con su dinero, sin dejarlo a la púa. Será quizás porque los católicos son más fieles con el mensaje de Jesucristo y no nos preocupamos por qué hemos de comer mañana porque los pajaritos no siembran, ni siegan, ni recogen en graneros y nuestro Padre celestial los alimenta (Lc 12.22).

domingo, 13 de abril de 2014

Semana


Semana primaveral con repiques del crepitar de la flor en los frutales mientras los santos desfilan entre faralaes de terciopelo, capuces sin helado y retumbes de tripa seca.  Una semana que no es santa pues peca de folclore imaginero pergeñado a la sazón para mostrar el evangelio a las gentes que no traducían el latín, por pereza, aunque ahora son de un provechoso interés turístico pues sirven para que la gente disfrute y la religión debe procurar también la dicha en esta vida, aleluya, aleluya, aunque sea con chirigotas, capuces y fallas. Aunque lo nuestro, lo mío, es la cruz vacía, la resurrección.

La Iglesia no es de interés turístico sino una institución que uno respeta mucho porque es la única que no me ha echado. Cosa curiosa. Nos han expulsado de los institutos, la OJE, la Marina y hasta se nos ha prohibido el regreso al psiquiátrico, joder, qué cosas, pero esa Iglesia católica que algunos llaman ‘fascista’ siempre nos ha perdonado aunque fuéramos borrachos de pecados y nos ha absuelto con infinita paciencia acogiéndonos en ella sin pedirnos explicaciones, ni echarnos en cara reproche alguno, mientras que los presuntos antifascistas nos han censurado, marginado, amenazado, injuriado y vuelto a censurar. De forma laica, eso sí, todo un detalle. ¿Hablamos de fascismo?...

Mejor lo dejamos porque un prójimo que milita en el ‘movimiento bright’ americano confiesa que no cree en la religión ni en Dios porque seguir sus dictados le priva de obrar con libertad y lo hace devoto. ¿Eso es amor?, se pregunta el sujeto con el mismo berrenchín de los hijos que acusan a sus padres de no quererlos porque éstos no los atragantan de chuches, cuando a simple vista parece que eso no es cierto pues la religión católica, pongamos por caso, es la única institución que si matas a alguien (y te arrepientes), te perdona en el acto, te borra el delito y no te denuncia, mientras que la sociedad laica te juzga, te condena, te insulta, te lincha, te priva de tus derechos civiles, te encierra en una cárcel y cuando salgas años después verás que tus vecinos huyen de ti y no te perdonan de por vida. ¿Hablamos de amor?..

Porque además no te prohíbe que disfrutes del sexo, como insiste el americano, sino que te aconseja que lo hagas bonito, con amor y sin ese instinto animal de Picasso, putero e infiel, que creía que sólo existían dos tipos de mujeres: diosas y felpudos. Las buscaba sumisas y dos de sus ocho amantes sufrieron crisis mentales y otras dos se suicidaron.

O que ames lo imperfecto y no abandones a tu hija de dos años enferma de hidrocefalia, como hizo Pablo Neruda al creerla un ser «perfectamente ridículo», pues son actitudes que también reprobaría una religión de ética laica y no por fundamentos morales sino porque es una ordinariez esmaltada en oro y chándales con ribetes fosforito. Uno prefiere el capuz, el raso y los repiques que evocan la santa infancia pues después de todo también he tocado tambores de hojalata. Cosas de hacerte viejo, con perdón.

Columna publicada en el periódico El Mirador de Cieza. 
Foto: Silvia Bomm

domingo, 6 de abril de 2014

Braguitas (y 2)

«La vida es demasiado importante para ser tomada en serio», según nos recomendaba Oscar Wilde, pero algun@s parece que no lo comprenden porque tras confesar por aquí que una chica me puso sus braguitas, me han dicho de todo, incluso bonita. Lo que no saben es que no ha sido sólo una chica, sino varias. No sé, me tienen manía. A mí que me registren.

Y encima luego se quejan, de vicio, y te las quitan. «Es que me las ensanchas», te reprochan carilargas. Pues cómpratelas más grandes, les sugieres para quitarles la pesadumbre. Pero no te hacen caso y te aconsejan que busques que te quieran por tu inteligencia y no por tus braguitas, por eso siempre me he llevado a la cama una enciclopedia, un compás y una regla de madera, pero ellas creían que era para azotarme el culito. Son muy perversas.

domingo, 30 de marzo de 2014

Decente


A veces no sabe uno a qué atenerse, verdad usted, porque acabamos de saber que en Niza han condenado un marido a pagar a su mujer una indemnización de 10.000 euros por no haber mantenido relaciones sexuales. La noticia no es fresca y se cuenta con pitorreo, pero lo cierto es que las chicas no se aclaran. Si quieres cumplir a menudo eres un rijoso salido y si no lo haces te denuncian. Y multan. Mejor «hacer justicia con la propia mano», como aconsejan en México.

Puede ser un remedio/achicoria para no ir al conflicto como los imperialistas rusos tras invadir Crimea y ponerse a tiro de una guerra con Ucrania que no debería preocuparnos porque los del «¡No a la guerra!» ya deben de estar afilando las pancartas. Aunque seamos sinceros: una invasión en la que no participen los americanos pues que no, que no es invasión sino una guerrita descafeinada y con muertos bajos en nicotina. Ya pasó en Libia.

domingo, 23 de marzo de 2014

Braguitas

«Cuando maquillas a los hombres siempre les lloran los ojos», según revela la maquillado Consuelo Ortiz. Pos miaque. Yo conozco a algunos que lloran, de felicidad, aunque el tanga no les tape la rigidez de la emoción. Pero creo que ella no se refiere a esto. O sí. No sé, cualquiera sabe.

A mí una chica muy traviesa me puso sus braguitas y tuve que pelearme con ella para que no me las quitara. Era muy egoísta. Las quería para ella sola. Y me las quedé por aquello de que lo que da Santa Rita ya no se quita.

Aunque no se enfadó porque se conoce que disfrutó y yo tuve el caballeroso detalle de no quedarme también con el sujetador. Es que el ‘suje’ es más complicado que lo del ‘logaritmo neperiano del número e’, sabe usted. O peor, porque según explican las expertas tienes que medir el pecho a la altura de las areolas, restarle a esa cifra la medida del tronco antes de sumarle 15 para obtener la medida de la copa. Supongamos que la medida del tronco es 75 cm -te explican-, pues le sumas 15 y obtienes tu talla: la 90. La medida de tu pecho es 90 cm, réstale 70 y obtienes 20. Tu copa es la D.

domingo, 16 de marzo de 2014

Maldito

Se nos ha muerto el último maldito y lo sentimos porque ya no nos quedan más y no tenemos cambio, vuelva usted mañana. El poeta Leopoldo María Panero se ha muerto a pie de obra escribiendo, fumando y bebiéndose a puerta gayola 10 cocacolas diarias porque el alcohol ya no le decía nada cuando la borrachera te sabe a sacarosa y las litronas pululan por las aceras.

La ha palmado en el psiquiátrico al que llevaba sujeto 40 años con el clip de la sensata locura que te aparta de los mediocres que lo infectan todo con el agua oxigenada de la poesía floripondio, envasada y hueca. Se ha muerto apedreando el lucernario de la casa madre del psiquiátrico donde sólo admiten a los lúcidos que leen las paredes en blanco.

domingo, 9 de marzo de 2014

Ricas

«Ricas, listas, guapas… y alcohólicas». ¿Dónde, dónde?, te preguntas tras leer este titular. Pero no, no son mujeres que busquen novio, marido, ni perro que les ladre. Son las nuevas mujeres que trabajan y son independientes. Tan libres que no se acercan a Cieza. Una pena, porque son unas joyas; de esas chicas con las que quedas para hacerlo en un hotel y luego cada uno a su casa.

Chicas inteligentes como las que presiden el FMI, el Banco Central de EE.UU y la república alemana. Tres poderes fácticos mundiales están en manos de las féminas así que si las mujeres mandaran, como dice mi madre... la vida seguiría igual, según el metafísico Julio Iglesias.

Como ocurre en Cieza donde se quiere prolongar el paseo Ribereño para continuar un proyecto al que uno se opuso cuando escribía en ‘La prensa local’, y que ahora disfruto todos los días. Me equivoqué. Otra vez, sí. Igual que yerra el alcalde Tamayo si pretende prolongar el paseo como ya hizo con la parte que le toca del puente de Alambre hacia el Argaz.