Antonio F. Marín

31 de mayo de 2016

Sartre y el existencialismo

No necesito hacer frases. Escribo, para poner en claro ciertas circunstancias. Desconfiar de la literatura. Hay que escribir todo al correr de la pluma, sin buscar las palabras, confiesa Jean Paul Sartre en La náusea. Te comprendo, yo hago lo propio y me pongo salga lo que salga, aunque sea  por Antequera que por allí no sale el sol porque suele salir por encima de las casas del final del Paseo. Pero si lo buscas por Antequera es cosa tuya. Quedas avisado, como el bacalado de Bilbado.

Así que  hay que escribir de seguido, del tirón, lo que se te ocurra sin volver la vista atrás,  y por eso a mi me sale  una narración  con el personaje de mi novela; un madurito que descubre que es impotente y se siente muy feliz. Y, ¿a  cuento de qué viene esto?...

Pues no lo sé, a ver si me acuerdo, pero es que me he distraído pues ha llamado poderosamente la atención un tuir de Rosa Maríaa Artal  (la atención siempre llama poderosamente porque es como la suegra del lenguaje),  digo y decía, que ha llamado mi atención un comentario tuitero de una periodista que ha trabajado años en TVE y que ahora se ha afiliado a Podemos. Nada que objetar excepto que esta chica tiene problemas de ego. Siempre me he preguntado al ver en mi telediario (TL) a un periodista,  si sigue con aquella puta jovencita por la que me quitaron el puesto en TVE. Lo traduzco. Cuando veo en mi telediario a un determinado periodista, me pregunto siempre si sigue con aquella puta jovencita con la que me quitaron el puesto.

La primera en la frente, sí, porque ha sido redactora de informativos durante años y no sabe redactar. Se pelea con la sintaxis y se enreda con los solecismos y  anacolutos.

Y eso que tiene estudios (yo no tengo ni el certificado de estudios primarios), lo que nos revela el porqué de que  la Educación esté tan mal en España y por qué Pablito Bananas ha conseguido 9 matrículas muy malas pues proceden de una muy mala enseñanza pública, como ellos mismos  denuncian para exigir más dinero. Si hubiera enseñanza pública de calidad no

30 de mayo de 2016

'Al contacto del amor, todo el mundo se vuelve poeta' (Silvia Plath)



Todos o casi todos se vuelven poetas cuando están enamorados y algunos también sin estarlo,  por desgracia para la poesía, pero  es lógico y casi normal lo que comentaba la poeta Silvia Plath porque el amor te vuelve más sensible y saca lo mejor de ti, aunque a algunos bestias también les saca lo peor pues yo he sabido de  crímenes por amor.  Pero eso no es amor, sino aberración. Ni tan siquiera es perversión porque hay mucho más amor en las perversiones que en los amores convencionales de serie y con lunas tintadas. Pero razón  tiene la poeta americana Silvia Plath porque servidor de usted, yo,  sólo había escrito hasta ahora una poesía a una chica del instituto que se río de ella y ya jamás se supo.

De mi poesía y de ella,  aunque me cruzo algunas veces por la calle y comprendo que la vida es tremendamente injusta. Millones de años después he vuelto a escribir poesía,  para una chica,  pero Ella sabe que es Ella (con mayúsculas) y que  yo soy yo  (con minúsculas). Archivo de hojas muertas (2012-2013). Aunque supongo que no;   que no le llegan y que no lo sabe, pero da igual. Son poesías muy malas para publicar, ya digo, pero muy buenas para susurrarlas al oído,  sólo

28 de mayo de 2016

Entrevista en El Mirador de Cieza

Foto: Conrado Navalón
Como algunos sois forasteros (la mayoría) y no pudisteis  leerla os cuelgo aquí la entrevista que mi estimado Conrado Navalón me hizo hace unos días con motivo de la Feria del Libro de Cieza. He de advertir que   ya la publicó en su blog pero como no lo conocéis la repito aquí para todos aquellos que me la habéis pedido (1)  por compromiso.

Firma de libros autores ciezanos (I): Antonio F. Marín.

CONRADO NAVALÒN
Mañana acaba la I Feria Regional del libro Infantil y Juvenil en Cieza. Una semana llena de libros, exposiciones, presentación y firma de libros, cine, recitales poéticos, talleres, cuentacuentos... Nueve autores ciezanos han tenido la oportunidad de encontrase con sus lectores, con sus amigos y con lectores interesados en conocer mejor a los que escriben y hacen público su trabajo; un tiempo, un espacio y una oportunidad para conocer y hacer visible a escritores ciezanos, vecinos nuestros, que dedican buena parte de su tiempo a escribir desde los más diversos géneros literarios.

Con estas sucesivas entradas pretendo desde este blog aportar mi particular grano de arena a conocer y hacer visibles un poco mejor a nuestros autores, ciezanos que tenemos muy cerca y, quizás de tan cerca que los tenemos, no vemos ni valoramos en su justa medida. Entre esos nueve autores ciezanos se encuentra

27 de mayo de 2016

La vejez, la pastilla y el porno de Susan Sharadon

Todos deseamos llegar a viejos, y todos negamos que hayamos llegado, decía el genial Quevedo  porque es cierto. Aunque yo no lo niego, pero algunos sí y lo disimulan con frases hechas que pretenden asegurar que la vejez es calma, serenidad y proverbios hindúes  con  parrillada de sardinas a la luz de la luna. Por los cohones,  digo, porque es una puta mentira. La madurez del hombre es haber recobrado la serenidad con la que jugábamos cuando eramos niños, decía Nietzsche. Friedrich, sí

Qué bonito, cómo mola tu pistola y tu mantel de hule; pero cómo se nota que él no jugó en el solar de doña Adela donde te apedreaban  y descalabraban en un periquete, en un !toma, hijoputa!, porque allí no podías negociar lo de la serenidad en el juego, ni un alto el fuego. Llamamos a la ONU por lo de los cascos azules  pero creo que ni nos cogieron el teléfono. Nos abandonaron al calor de la selva y allí nos hicimos hombres, y super hombres,  a pedrada limpia. Lo de los terruños que se deshacían eran cosa de mariquitas y lo que privaba era la piedra  pelá. Entonces, que ahora  creo que se pegan en

26 de mayo de 2016

7 trabajos muy estresantes, los robabragas y tus señas en mi nalga

La OMS advierte de que hay que evitar  siete trabajos porque son muy estresantes. No he leído cuáles son esos siete malditos trabajos, pero como le tengo miedo a la bicha, he eliminado los siete de golpe. Y ahora voy a ver cuáles son. 

Nada, lo de siempre, que los trabajos más estresantes son los bomberos (será porque no paran de hacer calendarios y de follarse a las que beben Cocacola), militares (por si te dirige el general de Podemos, me malicio), pilotos de avión (normal,  si no paran de follar con las azafatas, según las pelis), policías (no sé por qué), organizaciones de eventos (los Congresos y las putas son un follón), ejecutivos de relaciones públicas (no lo sé) y altos ejecutivos (porque ganan demasiada pasta). Puro estrés.

Que los evites, dicen. Yo ya los he evitado todos excepto el de bomberos porque cuando se quemó mi casa del Paseo (no fui yo) los bomberos de Murcia llegaron antes que los de Cieza. Sí que estaban estresados, sí.  Fue en los años 70 y yo era un niño asustado porque mi padre se había muerto hacía unos meses y encima le pegaron fuego a mi casa. Algunos es que siempre me han tenido manía, sabe usted.

Niño bueno en la OJE
Sin motivo, porque  uno siempre ha sido un niño muy bueno ya que   era monaguillo, cantaba en la escolanía y tuve que aguantar a esa edad, con la inocencia de un querubín, que tu padre se muera a los 6 años y que tu casa salga ardiendo. Y volver a ella y verlo todo  negro, los palos quemados, la fachada tiznada, las paredes negras, teniendo que caminar pegados a las paredes y un olor de mil demonios que jamás se me olvida. Por eso le tengo miedo al fuego y cuando luego en la OJE encendían el fuego de campamento,  les pegaba a todos. Fuegos a mi...

He tenido una infancia muy accidentada y dura, y aunque no pasé hambre (le robaba la merienda a los demás niños),  tuve que esmerarme en afilar la puntería en el solar de enfrente, el de Doña Adela, para descalabrar a más de uno y no morir en el intento. No lo conseguí y tuve tres visitas al practicante (Don Rafael Rodríguez) para que me soldara las grietas en la cabeza con lañas y polvos de Azor. Muy duro. Y luego una nimiedad como querer verla las bragas a la profesora, provocó que mi enorme intelecto no pudiera contribuir al avance de la sociedad. Ellos se lo perdieron. Lo de verle las bragas a la profesora lo hacían todos, pero yo  fui al único tonto al que pillaron.

Desde entonces le tengo pavor a las bragas hasta que una psiquiatra que era muy buena y estaba muy buena, me quitó el trauma infantil obligándome a  enfrentarme a mis miedos, tal y como se hace con

Mobusi